Querida Emperatriz

 

ImagenDespués de tantos trajes juntas y con el intercambio de conocimientos que eso implica, Rosa se ha convertido en mi pequeño monstruo: busca y encuentra telas y piensa ideas una detrás de otra, y ahí entro yo, para definir y realizar lo que finalmente quedará.

Imagen                             Imagen            Imagen

 

Como no podía ser de otra forma, el traje que había empezado, ahora el tiempo apremiaba. A veces, creo que es mejor descansar un tiempo entre traje y traje, y otras, creo que es bueno aprovechar el impulso y no parar…en este caso, no hubo tiempo de pensar. Esta seda, preciosa, sin dibujo definido y con volumen resultó un desafío, sobre todo, comparado con el anterior, que fue como la seda ;).

Como las ideas no siempre son la realidad, la tela quedaba voluminosa y tuvimos que desechar numerosos bocetos, hubo cuatro o cinco bikinis y sobraba tela de aquí pero faltaba de allá y al no tener costuras laterales, no se debe cortar porque faltará en otro sitio.

Cuando nos juntamos, las ideas no paran de salir y acaba siendo un juego en el que los límites de quién hace qué quedan un poco difusos, ella se “queja” de mi perfeccionismo y yo de su impaciencia y después de mucha disquisición, costuras, al derecho y al revés, ganchos, dobladillos y demás llegamos a un punto que nos encanta a las dos. Creo que estas piezas son los que llegan a ser porque salen de las dos, cada persona es diferente y cada clienta también, todas tienen su forma de trabajar, unas se implican mucho y otras prefieren la sorpresa de dejarlo todo en mis manos, y al final, una no sabe si el traje sale porque es lo que habías pensado, porque es lo que te inspira la clienta o porque te lo han arrancado de la cabeza.

 

Imagen                                                      Imagen

Como ya habíamos hecho abertura lateral a la izquiera y a la derecha, esta vez al centro. ¿Problemas? no tiene tope, como la cadera, el movimiento de las piernas hace que se abra por el centro, y la propia forma entre las caderas resbala la tela hacia abajo, así que opté por cruzarla un poco y soltar mucha tela en el centro, de esa forma, si se abría, quedaría un buen trozo encima. ¿Ventajas? Da mucho movimiento y comodidad, la tela asienta mejor porque no hay costuras y es diferente.

Quería ponerle una tapa de lentejuelas en el centro, pero la tela se lo comía, así que las decoraciones fueron cadenas de maravilloso y brillante strass alrededor de la cadera haciendo dibujos, así como el bikini, asimétrico con dos mangas en vez de una.

Y finalmente, todo en este universo ayudó a que esa noche fuera increíble.

 

 

Imagen

 

 

 

Fotografía: Alicia Bendito. http://www.aliciabendito.com

Fotografía: Miguel Ángel

 

Anuncios

2 pensamientos en “Querida Emperatriz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s