Gloriciosas tardes,

It´s been a while…

Morado nazareno, una pieza especial, como todas, hecha con mucho cariño y paciencia y aplicando las lecciones que ultimamente he aprendido, como hacer presillas perfectas y acabados excelentes.

Quería una camisola para acompañar un modelo de pantalón y capa suelta, así que cuerpo con mucho vuelo mas largo por detrás, sin mangas y cierre con cinco presillas y botones en plata y morado.

Los botones los compré en Pontejos, el mejor sitio de Madrid para estas cosas, tienen mil para elegir, de todos los colores y tamaños, yo cogí unos pequeñitos sin agujeros, tienen una arandela pequeña detrás y lo coses por ahí, suelen ser mas decorados porque no llevan el hilo por medio.

13307376_10207509095938140_3752414643757049323_n

13244761_10207509095498129_4024016022241212707_n

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La tela, un algodón muy agradecido de trabajar, coser y planchar. El algodón, es una tela barata contando las posibilidades que ofrece, suele venir en mil colores, transpira, siempre sienta bien, tiene buena caída, se lava y plancha fenomenal y es muy delicado con la piel, no suele producir alergias y encima ahora lo hay ecológico. Elegimos morado nazareno fuerte que es un color que a mí me gusta mucho.

Corte en la espalda, escote redondito y sisa amplia. Las presillas, en teoría, se hace una muy larga y se corta en trocitos, le das la vuelta con mucha paciencia y cuidado, se plancha bien, se doblan haciendo un pico en medio y se cosen. A mí personalmente, me gustan las cosas bien cerradas, así que yo hago una larga, las corto y cierro cada terminación bien para que no se descosa al darle la vuelta, es un rato mas de trabajo pero queda mucho mejor.

13239996_10207509090418002_2012749444444649452_n

Al colocarlas, para que queden perfectas, se pone la primera en medio y luego se mide hacia arriba en la mitad y hacia abajo, de esta forma, quedan todas a la misma altura. Una cosa que no me gusta, es que a veces se ve la piel al hacer determinados movimientos, para evitar esto, le puse dos piezas, una a cada lado, para que si se abriera, se viera tela.

Le hice un bajo en degradé con la espalda mas larga, unido al vuelo que ya llevaba, quedó muy fresquita y cómoda de usar.

Ella feliz, y yo mas, me encantó el efecto de las presillas aunque fue lo que mas costó hacer.

Larga y feliz vida,

Margot.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s